POR JOSÉ SÁNCHEZ
COZUMEL

La falta de cumplimiento, en este municipio, de las leyes en materia de protección animal propicia que el transporte de tracción animal, o calesas, opere impunemente en la zona turística de la ciudad.

A pesar que el articulo 29 fracción XI de la Ley de Bienestar Animal de Quintana Roo prohíbe “…el transito de vehículos de tracción animal sobre vías asfaltadas…” el contubernio entre concesionarios de calesas y funcionarios impide la aplicación de la ley en la materia.

Guadalupe Álvarez Chulim, dirigente de la organización ambiental CITyMAR, en diversas ocasiones ha levantado su voz en contra de las condiciones inadecuadas en las que los caballos son expuestos a maltrato por los caleseros. La situación es ahora mas critica, toda vez que ahora hasta en las redes sociales se denuncia en Cozumel el maltrato a los equinos.

A pesar que los regidores de las comisiones de transporte y ecología, ha reconocido que las calesas no pueden operar porque contravienen la ley en la materia de Quintana Roo, admiten también que hay intereses que impiden que se aplique la ley. Por su parte la primera autoridad de este municipio se comprometió a desaparecer esta modalidad de transporte a partir del último día de marzo, cuando se cumplirá un año de la entrada en vigor de la citada ley estatal.

Compartir