POR OVIDIO LÓPEZ
ISLA MUJERES

Se ha vuelto insostenible mantener el mismo precio de la tortilla por el incremento del diez por ciento de la harina a fines del año pasado, independiente de ajuste regular de la luz y diesel, por lo que en febrero podría haber nuevo ajuste, dijo Rosendo Collí, representante de los molineros de Isla Mujeres.

Consultados algunos dueños de estos negocios, señalaron que en diciembre la tonelada de harina subió 600 pesos, de seis mil 900 a siete mil 500 pesos cada tonelada, y esto podría considerar un ajuste de 14 pesos sin envoltura y a 15 con ella para dentro de poco, para enfrentar el margen de perdida que ya observan.

El abasto regular de diez toneladas para los molineros representa una erogación de 75 mil pesos adquirir este volumen desde a principio de diciembre, “en tanto no se controle el precio de la harina, no hay manera de sostener el mismo precio, nos estamos yendo a la quiebra”, dijeron los consultados.

Compartir