POR ROBERTO MEX CHIMAL
KANTUNILKÍN

Finalmente la Dirección de Obras Públicas del Municipio Lázaro Cárdenas intervino en el caso de una familia que ayer, para no seguir inundada, se vio en la necesidad de abrir un canal para que fluyera el agua.

El miércoles pasado se dió a conocer que la familia Ché Canul, de la colonia Unidad Deportiva de la cabecera del Municipio Lázaro Cárdenas, recordaron las históricas inundaciones del huracán Wilma cuando un torrencial aguacero, combinado con la mala planeación de la construcción de una calle de terracería, provocó que el agua se introdujera hasta las casas.

Los integrantes de la familia comentaron que antes de que se construyera la calle notificaron a la dirección de obras públicas de la necesidad de colocar tubos para que fluyera el agua, ya que se trata de una zona baja.

El personal de Obras Públicas se presentó al lugar de los hechos, sobre la calle Belisario Domínguez, para platicar con la familia afectada y ver la manera de remediar el problema para que a futuro no existan otras inundaciones.

En este caso se optó por colocar un tubo y volver a tapar el canal de tal manera que el agua de las lluvias venideras pueda fluir, aunque en este caso también se estaría causando problemas a vecinos aledaños, ya que las lluvias de las últimas semanas han sido incesantes y aun siguen inundados varios inmuebles, entre ellos la “Ex casa del estudiante” y la aún no inaugurada “Casa del anciano”, esto en la colonia Unidad Deportiva.

Hasta el cierre de esta edición la lluvia aún no se presentaba, pero había seria amenaza de tal manera que las familias ya hasta rezaban para que el “Dios Chac” permitiera un respiro porque ayer fue un auténtico diluvio que incluso obligó a cerrar las calles Cinco de febrero y Rafael E. Melgar para que el agua, con el paso de automóviles, no entrara a las casas.

Compartir