ESTADOS UNIDOS.- Uno de los huracanes más poderosos jamás registrado en el Atlántico creció en el Caribe este jueves, devastando islas que eran bien conocidas como paraíso playero convirtiéndolas en zonas de emergencia semihabitables y derrumbando Puerto Rico.

Se espera que llegue a los Cayos de la Florida y al sur de la Florida el sábado por la noche.

Cerca del 70 por ciento de los hogares en Puerto Rico se encuentran sin electricidad. En San Martín, un parte oficial señaló que el 95 por ciento de la isla fue destruida. El gobierno de Haití pidió que todas las agencias, tiendas y bancos se cerraran cuando la tormenta golpeó.

El primer ministro Gaston Browne de Antigua y Barbuda dijo que más de la mitad de Barbuda se había quedado sin hogar. Funcionarios en Florida, Georgia y Carolina del Sur han pedido a la gente evacuar las áreas vulnerables, provocando una lucha por lo esencial que, incluso para los floridanos endurecidos por el huracán, estaba atascado de temor y puntuado con terribles advertencias de todas las direcciones.

En tanto, la escasez de gasolina y agua embotellada, siempre un dolor de cabeza en los días previos a los huracanes, se agudizó a raíz del huracán Harvey, mientras la producción de las refinerías de Houston se reducía y el combustible y el agua fueron desviados a Texas.

El abastecimiento en el sur de la Florida se esparció por bloques mientras los residentes huían absorbiendo el gas que podían, y algunos conductores perseguían a los petroleros que habían espiado en las carreteras.

El gobernador de Florida, Rick Scott, instó a la extrema precaución frente a una poderosa tormenta que podría cambiar rápidamente de rumbo. “Cada familia de la Florida debe prepararse para evacuar independientemente de la costa en la que vive”, dijo.

Te puede interesar:   Ordenan evacuar a millones en Florida tras cercanía de “Irma”

Ciento tres viviendas, principalmente en la zona norte de la República Dominicana, sufrieron daños severos o incluso quedaron completamente destruidas debido al paso del huracán Irma, informaron los grupos de socorro del país.

Juan Manuel Méndez, director del Centro de Operaciones de Emergencias, detalló que cerca de 11 mil 200 personas habían sido evacuadas en toda la nación ante las posibles inundaciones que se puedan producir durante la noche del jueves o la madrugada del viernes debido a las lluvias que han golpeado el territorio dominicano.

El ministro de las Defensa, Rubén Paulino, aseguró que 55.000 militares estaban desplegados para atender a la población que se vea afectada por las inundaciones.

Compartir