Jennifer Lawrence quita hierro a su vídeo ebria bailando en un club de striptease

Viena.- La oscarizada actriz Jennifer Lawrence, de 26 años, ha quitado hierro a las imágenes de una fiesta en las que aparece ebria bailando en un club de striptease de Viena (Austria). Jennifer Lawrence, muy celosa de su intimidad, ha explicado a través de su perfil en la red social Facebook, en el que tiene más de 16 millones de amigos, que se trataba de la celebración del cumpleaños de uno de sus mejores amigos y que, por un momento, se dejó llevar. “Bajé la guardia de mi paranoia por un segundo para divertirme”, reconoce en un mensaje que termina diciendo que cree que sus bailes “estuvieron bastante bien”, “incluso sin tener la fuerza necesaria”.

La actriz se encontraba en Viena grabando la película Red Sparrow, una adaptación al cine de la novela del exagente de la CIA Jason Matthews. En el vídeo, difundido por el portal Radar Online este miércoles, se aprecia cómo Jennifer Lawrence gatea sobre el escenario, baila con un hombre e intenta contonearse alrededor de la barra de striptease, aunque apenas consigue mantenerse de pie. En un primer momento viste un chaleco, aunque en imágenes posteriores, aparece sin él.

“Mira. Nadie quiere que le recuerden que trataron de bailar en una barra de striptease por Internet”, explica la intérprete de la saga Los juegos del hambre o Passengers en su mensaje. “No voy a disculparme, me divertí mucho esa noche”, añade para después precisar que la prenda con la que aparece cuando se quita el chaleco no es un sujetador, como se ha dicho, sino un top del diseñador Alexander Wang.

Jennifer Lawrence ya tiene experiencia con la filtración de imágenes suyas de la esfera privada. Fue una de las principales protagonistas del conocido como celebgate, la filtración de decenas de fotos que afectó a decenas de celebridades.“Tuve mucho miedo. No sabía cómo podía afectar a mi carrera. Intenté escribir una disculpa, pero no tengo nada por lo que disculparme”, dijo la actriz meses después en una entrevista con Vanity Fair. “No puedo ni siquiera describir cómo te sientes cuando las fotos de mi cuerpo desnudo están por todo el mundo contra mi voluntad. Me hizo sentir como un pedazo de carne”, aseguró entonces la intérprete.

Compartir