Por Francisco Verdayes Ortiz
Informativo Turquesa

Los conocedores de la lengua maya coinciden en que mucho depende de la acentuación fonética, el golpe fonético que se le dé a una palabra para que ésta pase de un sentido a otro.

El antropólogo Pablo Mayer Guala (q.e.p.d.) hace 40 años consultó el Diccionario de Motul y encontró que Can (Kan) puede significar: 1) Culebra, 2) Cuatro, Cuadrar, Esquinar, o 3) Dádiva. Otro autor daría una cuarta opción relacionada con el color amarillo. Mientras que Cum o Cun (Kun) puede significar: 1) Olla o 2) Horno, y aquí también se agregan dos opciones más: 3) Nido y 4) Hechizo.

La combinación de estos vocablos nos arroja varios significados, y usted mismo puede realizar su propia versión, aunque sin olvidar que en la gramática maya, al igual que en el idioma inglés, se comienza por el adjetivo y se concluye con el sujeto. Por ejemplo, se dice “blanco caballo”, en vez de “caballo blanco” como lo escribiríamos en español castellano.

Tomando en cuenta todo lo antes expuesto, podemos armar por lo menos cuatro significados, aunque hay lugar para muchas definiciones más:
1).- K´an, amarillo + kuum, olla = Olla amarilla / Olla de oro.
2).- Kan, cuatro + kun, hechizo o conjuro = Cuatro conjuros.
3).- Kaan, serpiente + kun, hechizo o conjuro = Hechizo de serpiente.
4).- Kaan, serpiente + K´u´ (suena huum), nido = Nido de serpientes.

LUGAR DE LA SERPIENTE DE ORO
El antropólogo Juan Ramón Bastarrachea Manzano, experto lingüista, autor de varias obras sobre el idioma maya, piensa que el vocablo Cancún debió surgir de la palabra “Kaank´uun”, cuyo significado es “Lugar de la serpiente de oro”. Para entender esto, tendríamos que remitirnos a la forma serpentina de la isla y a los haces dorados del sol.

A continuación cito la crónica del periodista cozumeleño Pedro González Perera, publicada en la revista Pioneros (enero de 2007), titulada “El último pelícano”, cuando habla de su arribo a Puerto Juárez, el 22 de diciembre de 1963:
“Arribamos a Puerto Juárez entre las 4 y 5 de la madrugada. Quedamos asombrados porque no había ninguna casa, ni gente, sólo una tienda de campaña de militares… Conforme fue amaneciendo, oímos el grito de asombro de los ‘chilangos’:
‘¡Miren, miren esa culebrota que se ve en el mar! ¡Miren, miren otra!’
“Mirando hacia la isla (Isla Mujeres) se veía la salida del sol… parecían dos serpientes gigantes. Aún no salían de su asombro, cuando esa cinta plateada tomó un tono color rosa y luego rojo”.

¿Habría sido éste el mismo caso de Cancún?..
El problema de los nombres originales mayas es que han llegado a nuestros días interpretados al castellano, y en la mayor de las veces –por no decir siempre–, deformados por los conquistadores ante su imposibilidad de pronunciarlos correctamente; ya no digamos escribirlo. Es un hecho que Cancún es una palabra castellana cuya escritura y pronunciación original debió ser muy diferente.

INFLUENCIA TOLTECA
En nuestros días, la versión más aceptada es la que lo relaciona con la serpiente, pues existen en la región por lo menos 46 especies de víboras. Además, hay que ser muy claros: la etapa de mayor ocupación y florecimiento de la costa (del actual Quintana Roo), ocurrió durante el Postclásico maya.

Quizá no sea agradable que el nombre de la ciudad esté relacionado con la serpiente por lo que presenta para el cristianismo: la maldad, la intriga, el demonio, pero para los mayas, la figura serpentina era una deidad.

El culto a Kukulcán o Quetzalcóatl (la “serpiente emplumada”), de clara influencia tolteca, puede verse en Chichén Itzá, la ciudad que tuvo el control político, económico y cultural de toda la Península de Yucatán –y buena parte de Mesoamérica– entre el año 600 y 1250 después de Cristo.

La imagen de la serpiente puede verse en los remates de las escalinatas, tanto de la pirámide de El Castillo, en Chichén Itzá, como en los remates de las ruinas del Meco, cerca de Puerto Juárez. Además, en forma de tocado, la serpiente también aparece en la cabeza de Ixchel, la diosa maya de la luna y de la fertilidad, que es símbolo de las islas de Cozumel e Isla Mujeres.

Por eso, la expresión “Nido de serpientes” es la versión más difundida y más aceptada como significado de Cancún, aunque, insisto, los arqueólogos aún no han encontrado ningún testimonio de que éste sea realmente el nombre original.

Compartir