CDMX.- Los partidos de la Liga MX a partir del próximo torneo adoptarán una medida implementada en la pasada Copa Confederaciones.

A partir del Apertura 2017, que inicia en poco más de dos semanas, podrán suspenderse en casos donde el público adopte comportamientos discriminatorios reiterativos, así como la FIFA estableció en el último torneo internacional celebrado en Rusia.

El organismo nacional implementó novedades en el reglamento de competencia. El protocolo igualmente llevará advertencias antes de una posible suspensión.

En primera instancia un árbitro puede detener un partido si detecta comportamiento discriminatorio o una conducta racista por parte de los aficionados, o si el silbante es informado de esto a través del comisario del encuentro.

“Si un árbitro se percata de alguna conducta racista (…) y/o comportamientos discriminatorios como lo son cantos raciales, insultos, gritos, letreros, banderas, etc., y si en su opinión, los comportamientos son sumamente graves e intensos, él/ella aplicará la Regla 5 de las Reglas del Juego y parará el partido”, menciona el Artículo 63.

Después de esto, el nazareno solicitará al público que detenga dicho comportamiento mediante un anuncio en el sonido local, luego de esto se reanudará el partido.

El segundo paso será suspender el juego entre 5 y 10 minutos y mandar a los equipos al vestidor.

“El Comisario, a través de un Cuarto Oficial, ayudará al Árbitro a determinar si la conducta racista cesó como resultado de las medidas seguidas en la primera fase. Durante este periodo el árbitro podrá solicitar de nuevo que se haga un anuncio por el sonido local para que cese inmediatamente la conducta racista y se le advertirá al público que tal comportamiento se procederá a la suspensión del partido”.

Te puede interesar:   Selección de México se posiciona en lugar 16 de la FIFA

El árbitro durante la suspensión momentánea consultará al comisario, los encargados de seguridad del estadio y la policía sobre la posibilidad de suspender definitivamente el juego y solicitar el desalojo del estadio.

“La decisión del árbitro de suspender el partido para el desalojo del Estadio se realizará después de haber revisado y evaluado debidamente, por medio de una consulta plena y extensa con el Comisario, que todas las fases y medidas fueron aplicadas acorde al protocolo y una evaluación del impacto que la suspensión del partido tendría sobre los jugadores y el público”, especificó.

“Cuando los incidentes racistas graves se encuentren en la Tercera Fase (suspensión para el desalojo del estadio), y un partido ya iniciado sea suspendido por las razones antes expuestas, se deberá desalojar el estadio en su totalidad y una vez desalojado deberá completarse el juego”.

El Reglamento menciona que un partido será reiniciado en las mismas condiciones en que se encontraban los equipos en el momento de la suspensión (minutos jugados, goles, expulsiones, cambios, alineaciones, amonestaciones, etc.)

En caso que el partido no pueda ser reanudado, los equipos jugarán “el tiempo restante del partido, dónde y cuándo determine la Presidencia Ejecutiva de la LIGA MX”.

Bajo este supuesto, los dos equipos podrán cambiar a sus jugadores, pero tendrán que respetar siempre el mismo número que tenían al momento de la suspensión.

Compartir