Por Roberto Mex
Kantunilkín

El mal tiempo ha impedido que los pescadores de Chiquilá y Holbox salten a alta mar, esto luego del inicio, el pasado uno de julio, de la temporada de langosta en la que fijan las esperanzas para salir del bache económico en el que están sumidos.
La temporada de captura de langosta inició el pasado uno de julio y se prolongará hasta el 28 de febrero del próximo año, de modo que los hombres de mar tienen aún varios meses para poder tener una buena temporada.
Los pescadores construyeron a tiempo las trampas debido a que gran parte de la pesca la realizan con este sistema, sobre todo en altamar, mientras que otros buzos la realizan a través de compresores a lo largo de la costa.
El destino del productos es de acuerdo a la clase, la de primera se comercializa en el mercado de Cancún, mientras que la de segunda se consume en el mercado local principalmente para los restaurantes del puerto y la isla de Holbox , donde se consume langosta debido a que el producto es considerado de alto valor.
Autoridades locales exhortaron a los pescadores dedicados a la actividad del crustáceo a revisar sus equipos antes de hacerse a la mar, no arriesgar su vida estando más tiempo del debido en el fondo de las aguas, salir en óptimas condiciones del agua y medir todos los riesgos normales de esa actividad, por el bienestar de sus familias y sobre todo por la seguridad de ellos mismos.
La veda de la langosta se estableció por primera vez por acuerdo a la publicación en el Diario Oficial el día 11 de mayo de 1990; posteriormente se ratificó la medida el 16 de marzo de 1994 y el 21 de abril de 1995.La actualización de la Norma Oficial Mexicana 006-ESC 1993, regula actualmente el aprovechamiento de todas las especies de langosta en las aguas de jurisdicción federal del Golfo de México, Mar Caribe y Océano Pacífico; incluyendo el Golfo de California. Mediante dicha actualización se modifica la talla mínima de captura, que era de 13, la cual pasó a 14.5 centímetros de longitud abdominal. Con esos requisitos se protege a la población juvenil que forma parte del stock reproductivo.

Compartir