El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) trabaja en un programa laboral que dé seguridad a los jornaleros migrantes, entre ellos mexicanos, para que este país tenga suficiente producción agrícola, anunció su titular Sonny Perdue.

En su segundo día de trabajo en esta ciudad y con su homólogo mexicano José Calzada Rovirosa, con motivo de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), expuso que Estados Unidos busca resolver cómo funcionará todo con sus “trabajadores invitados”, porque en este momento atraviesa por una situación difícil en muchas granjas.

En conferencia de prensa en un conocido hotel del centro de Mérida, explicó que personal del USDA trabaja arduamente para determinar mejores condiciones de trabajo para productores como jornaleros migrantes, quienes puedan entrar y salir de manera libre.

Detalló que se trata de un “programa de intercambio laboral con permiso para beneficiar a los jornaleros, y reiteró que el USDA podría ser un facilitador o intérprete de éste.

“Nuestros productores, aquellos que utilicen el trabajo de los jornaleros, confían en el USDA para que facilite esto; supongo que seríamos parte de esta ecuación”, planteó.

La iniciativa podría quedar establecida después de llegar a un acuerdo con las agencias -Departamento de Estado y del Trabajo- y el Congreso de Estados Unidos; adelantó que se trabaja además en otras disposiciones sobre cómo este proceso puede ser “más seguro, más legal y más apropiado”.

Sonny Perdue refirió que otro tema está relacionado con las industrias de producción, como la lechera, que no tiene necesidad de contratar jornaleros temporales, sino trabajadores permanentes.

“Hay que analizar esto y ver cómo se va a trabajar en esta área”, argumentó el funcionario quien ha sido el primero del gabinete del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en venir a México para conversar sobre la próxima renegociación del TLCAN.

Te puede interesar:   Regala Carmelita una foto “no tan bomba”

Aseveró que los trabajadores jornaleros han contribuido de manera impactante a la economía de su país durante los últimos años, y “nosotros concluimos que no solamente son excelentes jornaleros y trabajadores, sino gente honesta que desea la oportunidad para poder proveer a sus familias”.

“(Son quienes) quieren entrar y salir libremente de Estados Unidos para poder realizar sus trabajos, pero también para visitar sus países natales y (se busca) poderles dar una forma legal que ellos puedan realizar estas actividades”, añadió.

Desde la puesta en marcha del TLCAN, indicó a su vez Calzada Rovirosa, el comercio bilateral del sector agroalimentario ha crecido aproximadamente nueve por ciento por año y “eso ha impactado la calidad de vida, el ingreso y, por supuesto, la competitividad (…) de nuestro país”.

Tan solo el año pasado alcanzó su mejor nivel, al totalizar 42 mil 785 millones de dólares (entre exportaciones e importaciones), lo que representó un crecimiento a tasa anual de cinco por ciento, subrayó.

“Eso nos hace hoy ser el principal proveedor de alimentos de Estados Unidos”, recalcó el titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), al mencionar que México le provee 20 por ciento de todos los productos agrícolas que compra en el mundo.

Entre enero y mayo de 2017, de acuerdo con la Sagarpa, el comercio alimentario entre ambos países creció 4.6 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior. Mientras, las importaciones mexicanas fueron 5.2 por ciento y las exportaciones de 4.2 por ciento.

Ambos secretarios coincidieron en la importancia de mantener un comercio bilateral abierto, libre de aranceles y basado en la aplicación de reglas claras, con el fin de contribuir al sano desarrollo económico de los sectores rurales de los dos países.

Compartir