Andrés Manuel López Obrador, autodenominado presidente legítimo de México, anunció en Yucatán que su lucha no se detendrá, que la Convención Nacional Democrática todavía existe y que ya empadronó para su causa a 2 millones 400 mil mexicanos.
En las reuniones que encabezó en Yucatán, reiteró: “Desde la campaña por la presidencia, en mi Proyecto Alternativo de Nación y ahora que estoy de gira por varias partes de México, he sostenido que la solución a los múltiples problemas, que ahora se han hecho más graves, está en darle empleo a la gente con un salario digno, proporcionarle educación a más gente, entre ella a los marginados, que son los que más la necesitan.
Así, la violencia se acabaría y no sería necesario acudir a más policías, más soldados y más cárceles, porque esto se llama represión y no es la solución”.

Compartir