Por Roberto Mex
Kantunilkín

En Valladolid Nuevo, perteneciente al municipio Lázaro Cárdenas y donde en el 2008 se implementó un “toque de queda”, el pandillerismo comienza a florecer de nueva cuenta, ya que el pasado fin de semana falleció un joven de 22 años como resultado de una golpiza que recibió en días pasados a manos de unos jovenzuelos.
De acuerdo con los reportes de los propios vecinos, se trata de quien en vida respondiera al nombre de José Eleazar Hau Pech, quien la madrugada del domingo 23 de mayo fue salvajemente golpeado cuando regresaba de un baile celebrado en la alcaldía Ignacio Zaragoza.
Este joven sufrió severos golpes que ameritaron su traslado a una clínica de Cancún donde finalmente perdió la vida el sábado pasado, en un hecho que prendió de nueva cuenta los focos rojos en esa comunidad, donde en el 20008 incluso se había decretado un “toque de queda” para intentar frenar el pandillerismo.
Según datos recabados, irónicamente el ahora occiso, y sus dos acompañantes, pertenecían a la banda de “los muertos” y fueron agredidos por los “hoiles”, siendo Hau Pech el que más golpes severos recibió provocándole derrame cerebral.
El caso ya está siendo investigado por la Policía Judicial del Estado y, al parecer, ya se tienen pistas del presunto responsable, quien se trataría de un menor de edad.
A principios de julio, el cinco para ser más exactos, del 2008, el pandillerismo amenazó seriamente a la población al grado de adoptarse un “toque de queda” con el fin de evitar que los jóvenes se encuentren en las calles a altas horas de la noche y acaben en las bandas.
No se trató de un “toque de queda” en toda la extensión de la palabra, sino de una medida con la que las autoridades, incluidas las ejidales, de ese poblado, buscaban frenar el pandillerismo, un mal que comienza a aquejar a todo el municipio.
Más que “toque de queda” se trató de una medida con la cual se buscó frenar el crecimiento del vandalismo que en el 2007 amenazó seriamente a ese poblado cuando, incluso, la propia caseta de policía fue blanco de los jovenzuelos.

Compartir