Por Sandra Rodríguez
Cancún

Uno que al parecer no sabe lo que pasa en su oficina ni jurisdicción es el administrador de la aduana del aeropuerto de Cancún, es Luis Arturo Hernández Segovia, quien basado en los reportes de tiempos que dijo le da el Grupo Aeroportuario del Sureste, no tiene conocimiento de que los turistas se pasen hasta tres horas haciendo fila para pasar por los filtros de la aduana de Cancún , y desde luego rechazó que hubiera corrupción entre sus agentes o malos tratos a los turistas durante la revisión , pese a las decenas de denuncias interpuestas por turisteros precisamente en este sentido . Por si fuera poco el funcionario se negó a revelar los planes de la aduana para mejorar el servicio de la aduana, si es que los hay alegando que no estaba autorizado para dar declaraciones*** Este miércoles, la secretaria de turismo de Quintana Roo, Sara Latife Ruiz Chávez se reunió con Manuel Pérez, líder del sindicato de taxistas Andrés Quintana Roo más representantes de los tiempos compartidos y las agencias de viaje con el objetivo de no volver a tener bloqueos en los accesos de los hoteles de la zona de playas, que ya en el pasado le han dado la vuelta al mundo a través de a web. Los taxistas se quejan de que los hoteleros no han respetado el acuerdo que hicieron de no contratar a empresas foráneas para prestar el servicios de traslado d e turistas del aeropuerto al hotel y viceversa, y aunque Manuel Pérez reprobó los bloqueos no descartó que en el futuro volviera a repetirse el caso si los hoteleros insisten en está práctica. Abiertamente Pérez dijo que a menos que se trate de servicios pre contratados por los turistas, en el bulevar Kukulcán no deben circular más que sus unidades*** El presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún, Rodrigo de la Peña Segura, pidió a funcionarios de la Profepa que no iniciaran operativos en la zona de playas para retirar las estructuras no autorizadas en la zona federal, sin antes enviarles un listado de lo que se puede y no se puede hacer. Lo que el turistero quiere evitar son esas visitas de los agentes de la dependencia ambientales acompañados de rifles AK- 47 que asustan a los turistas y abonan el mercado de las malas noticias que se producen en el destino.

Compartir