Por Antonio Ortiz

Cancún, Q. Roo.-La obesidad es uno de los factores que desencadenan enfermedades, entre ellas la diabetes y sus complicaciones que provocan la muerte; pero a pesar de eso, los mexicanos no cambian sus hábitos alimenticios, destacó Isabel Arroyo Castellanos, gerente de la Fundación Karisma.

Comentó que desde hace tres meses, la Fundación, junto con la Asociación Mexicana de Diabetes y el Municipio Benito Juárez, comenzó a utilizar su Unidad Médica Móvil especializada en enfermedades degenerativas, lo que les ha permitido prevenir entre las personas diabetes, hipertensión, embolia, infarto cerebral y cardiovascular, gracias al equipo médico con que cuenta.

Gracias a los servicios que brinda, destacó que en tan solo tres meses, ya atendieron a mil 800 personas; que les ha permitido, informó, salvar varias personas que tenían presión alta y alto contenido de azúcar en la sangre, al canalizarlas a tiempo al Hospital General de Cancún, para su atención médica.

Resaltó que de esas personas atendidas, el 70 por ciento presenta factores de riesgo para el desarrollo de diabetes o hipertensión, debido a problemas de obesidad. Dijo que los problemas de salud no sólo se dan entre adultos o personas mayores de edad, sino también entre niños y jóvenes estudiantes.

Compartir