Australia.- Las poderosas y luminosas descargas eléctricas cayeron desde el cielo una tras otra impactando en los rascacielos de los grandes edificios, como la famosa Torre Q1 con sus 78 pisos, e iluminando el paisaje urbano nocturno del país.

Solamente en un par de horas cayeron aproximadamente más de 250 mil rayos y se registraron vientos de hasta 100 kilómetros por hora. Además, el fenómeno meteorológico dejó a 50 mil personas sin electricidad.

Compartir