CDMX.- El Presidente Enrique Peña Nieto realizó una visita a los pobladores de Chiapas afectados por el sismo del 7 de septiembre, y les recomendó organizar tandas con el dinero otorgado por el Gobierno federal para reconstruir sus viviendas.

La tarde de ayer, a un mes del temblor de 8.2 que devastó las regiones más pobres de Oaxaca y Chiapas, el titular del Ejecutivo federal entregó a pobladores del ejido Benito Juárez de Villaflores, en Tuxtla Gutiérrez, las primeras tarjetas del Fondo Nacional de Atención a Desastres (Fonden).

Peña Nieto explicó a los damnificados que perdieron totalmente sus viviendas que se les entregarán dos tarjetas para disponer de 120 mil pesos. Mientras que las familias que tuvieron daños parciales en sus viviendas podrán disponer de 15 mil pesos para la reparación, dijo.

En su discurso a los pobladores, el primer mandatario expresó que “con la ayuda de todos, con el compromiso de todas y todos podamos hacer la reconstrucción de manera muy rápida y acelerada. Hay quienes me dicen que soy muy optimista porque creo que en cuatro meses o cinco, a lo más, nuevamente la vivienda, particularmente la vivienda estará reconstruida”.

Y agregó una recomendación: “he pensado que en grupos de cuatro o cinco familias que hubiesen perdido su vivienda, sobre todo donde hubo daño total, puedan unirse, para que en forma conjunta vayan reconstruyendo las viviendas de quienes integren estos grupos de trabajo […].

“Creo que si se organizan a modo de tandas, como suelen llamarse, se organizan cuatro familias y deciden entre todos construir una primera casa (se sortea la de quién), luego la que sigue y la que sigue, y así las cuatro casas. Y creo que trabajando en equipo pueden lograr la reconstrucción de sus viviendas”.
Según el Presidente, en los recorridos que ha hecho por las zonas afectadas hay personas adultas o familias muy jóvenes, por lo que consideró necesario que haya “un gran sentido de solidaridad y de organización en el trabajo a desplegar el que puedan juntarse varias familias”.

Compartir