Por Roberto Mex
Kantunilkín

El delegado del poblado Valladolid Nuevo, en el municipio Lázaro Cárdenas, Juan Bautista Canul González, consideró que para frenar el vandalismo que aqueja a esa comunidad, limítrofe con Benito Juárez, debe de haber participación de los padres de familia.
Ejemplificó que es inexplicable que los jefes del hogar, o las madres en algunos casos, no sepan a dónde andan los hijos a altas horas de la noche, sobre todo cuando se tratan de menores de edad.
Y es que como dimos a conocer, el sábado pasado falleció un joven de apenas 22 años de edad a causa de serias lesiones recibidas el domingo 23 de mayo a manos de vándalos cuando regresaba, con dos acompañantes, de un baile celebrado en la alcaldía Ignacio Zaragoza.
Esa situación provocó que los habitantes se reunieran para tomar medidas y entre ellas se acordó implementar de nueva cuenta una especie de “toque de queda”, de tal forma que a partir de las 11 de la noche no deberá andar ningún joven en las calles porque, de lo contrario, serán remitidos a la cárcel del poblado.
Canul González, consideró que la solución final al problema es que haya una buena educación en casa de los padres hacia los hijos para que así al llegar a la adolescencia los jóvenes pueden entender que el vandalismo no trae nada bueno.
Sobre el tema el secretario general del ayuntamiento, Margarito Albornoz Cupul, dijo que la administración municipal será respetuosa de la decisión de los habitantes, sobre todo si se trata de algo que será benéfico para la población sin sobrepasar los usos y costumbres.

Compartir