Por David Balam

Cozumel, Q. Roo.- Pese a que la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo emitió recientemente una medida cautelar a la alcaldesa de Cozumel, Perla Tun Pech, para evitar comportamientos ofensivo contra algún miembro del cabildo, esto parece ser ignorado.

Continúan los desplantes y groserías hacia los regidores por parte de la alcaldesa en las sesiones de cabildo, en esta ocasión le tocó al cuarto regidor Marco Loeza Méndez, al segundo regidor Carlos Hernández Ojeda, al octavo regidor José Luis Chacón y a la séptima regidora Georgina Ruíz Chávez.

Los actos de la alcaldesa, Perla Tun Pech, iniciaron cuando el regidor Marco Loeza Méndez levantó la mano para pedir la palabra y la alcaldesa le negó la oportunidad de hablar e incluso le señaló que no tenían participación los regidores, más que votar a favor o en contra del orden del día.

Así mismo, realizó la misma acción de autoritarismo contra los regidores Carlos Hernández y José Luis Chacón, donde los dejó con las manos alzadas para pedir la palabra, siendo ignorados totalmente por la alcaldesa.

La cereza en el pastel fue cuando la titular del ayuntamiento de Cozumel, perdió los estribos y se fue directamente contra la regidora Georgina Ruiz Chávez, la cual le hizo énfasis en la forma grosera en que se ha dirigido a los presidentes de las diferentes cámaras empresariales y no atender al pueblo, así como también le pidió el responder de qué manera trabajara con el mando de la policía estatal para mejorar la seguridad de la isla, cuestión que no le gustó a la alcaldesa y le respondió “…regidora no tengo por qué informarle de todas mis acciones, al final del día me queda claro que usted está frustrada por no poder llegar como presidenta municipal…”

Estos son algunos ejemplos del autoritarismo y falta de educación de una alcaldesa en decadencia, que a pesar de que la Comisión Estatal de Derechos Humanos le emitió el 14 de noviembre del año en curso, una medida cautelar como medida de no repetición y se abstenga de emitir cualquier acto en el que se vulnere la dignidad humana y se abstenga de pronunciamiento tendiente a discriminar a cualquier servidor público, a ésta parece importarle poco.

Compartir