Por Teresa Suárez
Cancún

El mundial se viste de verde y se suma a las acciones de protección al
medio ambiente. Muestra de ello es lo que la empresa Nike,
patrocinadora de uniformes de algunas selecciones, hace para la
fabricación de los uniformes de países como Estados Unidos, Portugal,
Brasil, Holanda y Bélgica, utilizando botellas de pet para su
manufactura.
Unos 254 mil kilos de botellas de PET, que representan cubrir con las
mismas 29 campos de futbol, fueron utilizadas de los vertederos de
botellas de Japón y Taiwan para procesarlas y convertirlas en hilo
sintético a fin de dar forma a los uniformes (playera y short) que
portarán durante este mundial las selecciones antes mencionadas.

Compartir