Por Edmundo Hernández.
Tizimín, Yucatán. 19 de Abril del 2013.

La Procuraduría Federal del Medio Ambiente, con apoyo del Ejército Nacional, la Marina, la Procuraduría General de la República y la Policía Federal detuvo a siete personas del rancho “Las Palmas” en Tizimín, acusadas de dañar 393 hectáreas de selva media, según tres denuncias anónimas que recibió.

El delegado en Yucatán de la PROFEPA, José Lafontaine Hamui, confirmó la detención de siete personas acusadas de daño al medio ambiente. Aunque el funcionario no especificó, sabe que los detenidos son empleados del citado rancho y que entre ellos se encuentra incluso uno de los proveedores que estaba ahí de visita.

Refirió que a raíz de las denuncias, la PROFEPA intentó ingresar al rancho para inspeccionarlas pero los propietarios les negaron el paso en repetidas ocasiones, lo que generó sospechas, y por eso se solicitó la ayuda de la Policía Federal, PGR, Ejército y Marina.

“El día sábado intentamos ingresar a inspeccionar y nos fue impedida la entrada la propia normatividad nos pide auxilio de la fuerza pública y así fue instruido y se realizo”.
El funcionario federal dijo que el presunto delito es la tala ilegal de 393 hectáreas de monte y la quema de un terreno, en ambos casos sin la autorización obligatoria. Asimismo afirmó que la PGR decomisó, motosierras y maderas que quedaron a su disposición mientras se esclarecen los hechos.

Aseguró que aunque los ranchos sean propiedad privada, sin permisos de SEMARNAT no se puede talar. Destacó que las siete personas detenidas quedaron a disposición del Ministerio Público Federal que será la que determine las acciones correspondientes a seguir durante el proceso. Los detenidos tendrán que declarar al Ministerio Público el motivo por que actuaron de manera ilegal al no solicitar permisos correspondientes.

Compartir