Por Jesús Vázquez

Cancún, Q. Roo.- Empresarios dueños de delfinarios quintanarroenses aportarán tecnología en el plan de rescate de la vaquita marina que encabeza el gobierno federal en Baja California.

Rodrigo Constandse, dirigente de la Asociación de Hábitats para la Interacción y Protección de Mamíferos Marinos, y director de la firma Vía Delphi, dijo que estas acciones demuestran que toda la tecnología para la reproducción de mamíferos en cautiverio se pondrá al servicio de esta causa que ha tomado ya dimensiones internacionales.

Se ha instalado prácticamente un hospital en tierra, para atender a los especímenes que a partir de los próximos días comenzarán a ser capturados y concentrados en un corral marino frente a las costas de San Felipe, Baja California, en el Mar de Cortés, donde serán atendidos por veterinarios especialistas zootecnistas enviados por la Asociación de Hábitats, que aglutina a empresarios propietarios de delfinarios y acuarios en todo México.

La intención es que se reproduzcan bajo estas condiciones de semicautiverio para poder estabilizar la población en los próximos años.

La inversión de este proyecto es de 4 millones de dólares aportados por la Comisión Nacional para la Biodiversidad (Conabio), y participan la Marina de Estados Unidos, que aportará cuatro delfines entrenados para detectar en altamar a los aproximadamente 30 especímenes de la vaquita marina que aún sobreviven.

Cabe mencionar que la Secretaría de Marina restringió del 11 de octubre al 17 de diciembre de 2017 la navegación, la pesca, el turismo náutico y cualquier otra actividad en un polígono del Alto Golfo de California, con el objetivo de facilitar las acciones que se pusieron en marcha la semana pasada para preservar la vaquita marina, una especie considerada en peligro de extinción.

En un acuerdo publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación, la dependencia precisó que sólo se podrán realizar aquellas actividades cuyo propósito sea la preservación de esa especie.

Compartir