POR SUSANA PÉREZ
CANCÚN

El contralor municipal, Juan Carlos Gálvez indicó que se ha hecho una revisión de la cuenta pública del 2010 en lo que es la parte financiera y han comprobado que no se han justificado unos ocho millones de pesos, por lo que han enviado unos 150 oficios a igual número de funcionarios para que se solvente.

Juan Carlos Gálvez dijo que esto es una medida meramente preventiva, ya que se busca evitar que suceda lo mismo que en la cuenta pública del 2009, que se tuvo un faltante y fue detectado por la Auditoría Superior del Estado y los funcionarios públicos tuvieron que hacer llegar esos recursos en efectivo a las cajas del ayuntamiento.

Compartir