Ricardo Anaya, más parecido a Javier Duarte y a Roberto Borge: New York Times

Por Staff

Puntual, preciso y mortal por necesidad, resultó ser la columna de opinión del periodista Wilbert Torre publicada por el prestigiado diario The New York Times, de acuerdo al texto titulado ‘Ricardo Anaya, la traición como método’, los escándalos y notas periodísticas sobre corrupción han sido una presencia sistemática en la campaña del panista

De forma contundente señala que el candidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN), se parece más a los exgobernadores Javier Duarte y Roberto Borge, quienes ascendieron con velocidad en las filas de sus partidos, pero cuyas carreras se eclipsaron rápidamente por señalamientos de corrupción e investigaciones judiciales.

De acuerdo al texto, los escándalos de corrupción han sido una presencia sistemática en la campaña de Anaya Cortés, unos días antes del tercer y último debate presidencial y a dos semanas de las elecciones, enfrenta otra acusación, “un signo constante en su breve, pero intensa biografía política”, afirma el periodista Torre.

De acuerdo con Wilbert Torre y su columna de opinión, la posición que tiene en las preferencias electorales es reflejo de que en solo cinco años dividió al PAN.

“En campaña, el candidato panista ha procurado presentarse como la versión mexicana de Justin Trudeau o de Emmanuel Macron: joven, progresista, atento al centro político y respetuoso de las instituciones”, pero hasta ahora está más cerca de parecerse a los exgobernadores Javier Duarte y Roberto Borge, acusados de corrupción, asegura el periodista.

Asimismo señala que, seguir la trayectoria de Anaya permite asociarlo a una nueva estirpe de políticos jóvenes en el México contemporáneo que poseen una ideología más moldeable que sus predecesores, y quizá por ello, “afianzó una singular alianza entre el PAN, conservador y derechista, con Movimiento Ciudadano, fundado por un expriísta, y las ruinas del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD)”, análisis contundente.

Según el articulista, conforme se acerca el 1 de julio, Anaya Cortés “sigue perdiendo preferencia en las intenciones de voto y se encuentra combatiendo dos frentes de guerra: el peñismo lo acusa de desconocer acuerdos y un sector del panismo de fragmentar al partido”, mortal por necesidad.

Publicidad banner