Agencias
La noche de su gran consagración le llegó a Shawn Mendes con tan solo 19 años. En un estadio de Wembley impresionantemente tuneado para la gran noche del pop, el jovencísimo canadiense, con dos discos en su haber, se ha coronado como la nueva estrella planetaria de la música comercial al alzarse con el galardón al mejor artista en los European Music Awards de la MTV, celebrados esta noche en Londres.

Baladas como There’s nothing holding me back, que ha merecido también el premio a la mejor canción y que ha interpretado esta noche a mitad del espectáculo, convierten a Mendes en el enésimo ídolo de la adolescencia. Un muy en boga soul ligero, una voz privilegiada y una frágil belleza, muy adecuada para la era de Instagram, son las claves de este nuevo rey del frenético juego de tronos que es la música popular en el siglo XXI.

La estrella británica de origen kosovar Rita Ora, que ha aparecido en escena precedida por un vídeo en el que recorría las calles de Londres -con cameo incluido del alcalde anfitrión, Sadiq Khan-, ha sido la maestra de ceremonias. Los viajes de la pantalla al escenario, los dos campos donde se juega el pop hoy, han marcado la producción del espectáculo.

Un juego al que también ha recurrido Eminem, la gran estrella de Detroit que llevó el rap a la estratosfera comercial en los noventa, protagonista de la primera actuación de la noche, que ha empezado en la pantalla desde un pub londinense antes de aparecer en el escenario entre aplausos para terminar su Walk on water. El regreso del artista le ha valido el premio al Mejor Artista de Hip Hop. La secuencia de entradas en escena ha sido todo un alarde de imaginación, que ha tenido sus cimas de delirio cuando Travis Scott ha aparecido a lomos de un robot en forma de pájaro para interpretar Butterfly effect, y cuando Stormzy ha cantado el hit de grime Big for your boots subido a un coche de policía.

El premio al mejor artista español fue para el veterano Miguel Bosé. El artista madrileño de trap C. Tangana, que se encontraba anoche en Wembley, se ha llevado el MTV Worldwide Act, con el que se reconoce a los músicos que consiguen triunfar fuera de su país. Los premios los eligen los aficionados en una votación por internet entre un grupo de nominados que elige la cadena musical. La cubano estadounidense Camila Cabello, ex Fifth Harmony, ha sido la ganadora del premio al Mejor Artista Pop, pero podría haber ganado también el de la puesta en escena más elaborada de la noche, gracias a una impactante coreografía en tres escenas que ha concluido en una piscina, para ambientar el r&b tropical de su tema Havana. Con permiso, claro, de la maestra de ceremonias, Rita Ora, cuya actuación ha contado con 50 bailarines, que se movían al ritmo de un medley de Your song y Anywhere. También Demi Lovato ha optado por fusionar dos temas, en este caso Sorry not sorry y Tell me you love me.

The Killers , la banda de rock de Las Vegas, han puesto las guitarras con The Man, primer sencillo del reciente Wonderful wonderful, su quinto álbum.

El de los MTV, como no podía ser de otra manera, es un espectáculo concebido para la televisión. Se distribuye en directo a 700 millones de hogares de todo el mundo, además de quienes lo ven por streaming. Decenas de cámaras han seguido a los artistas por un escenario, el más grande que han tenido nunca los MTV EMA, con 60 metros de la largo por 28 de ancho, y un suelo de LED programable para las diferentes instalaciones lumínicas. 123 bailarines, 600 pares de zapatos, 200 pestañas postizas hechas a medida. Las cifras de la noche dan para todo tipo de disparates, como es el constatar que, si se unieron todas las extensiones de pelo que han utilizado las artistas, se podría dar la vuelta al propio estadio de Wembley. El premio al mejor look, por cierto, se lo ha llevado el ex One Direction Zayn. David Guetta ha puesto el broche con su nuevo single Dirty, sexy, money, con French Montana, Charli XCX y Afrojack como artistas invitados. El dj francés compartió escenario la noche del sábado en un multitudinario concierto en Trafalgar Square con los irlandeses U2, galardonados con el premio Icono Global de esta edición.

Londres cede el testigo a Bilbao, que acogerá en 2018 la próxima edición de los MTV Europe Music Awards. Será la tercera vez que el gran espectáculo de la MTV recale en España. Barcelona y Madrid ya han acogido ediciones anteriores de la ceremonia, en 2002 y 2010, respectivamente. La gala, que tendrá lugar el domingo 4 de noviembre de 2018 en el Bilbao Exhibition Center (BEC), celebrará además el 25º aniversario de los premios.

Compartir