POR SANDRA RODRIGUEZ
CANCÚN

El agosto se adelantó un poco para los hoteles de menos de 100 habitaciones en Cancún que desde el fin de semana pasado han incrementado su ocupación hasta en el 70 por ciento, cumpliéndose aquella que dice que a cada iglesita le llega su fiestecita.

Juan Carrillo, hotelero de toda la vida en Cancún ha intercambiado opiniones con sus colegas del centro y sabe que lo que dice es tan cierto como que sus huéspedes son todos nacionales. Llegan ya sea en autobuses de pasajeros, en autobuses particulares o de vuelos charter con todo y abuelita para pasarse unos días disfrutando del calor del verano.

Compartir