Por Antonio Ortiz

Cancún, Q. Roo- Alfredo Arellano Guillermo, secretario de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo (SEMA, dejó en claro que no es competencia del organismo que preside los permisos que recibió el Gran Solaris para el inicio de la construcción de un hotel más sobre Playa Delfines; ni atender la demanda que iniciaron grupos ambientalistas por la presunta afectación a las dunas costeras y muerte de tortugas que estaban en un corral, por el inicio de las obras la semana pasada, al ser responsabilidad de autoridades ambientales federales y de vida silvestre.

Aunque aceptó que la sociedad tiene todo el derecho a reclamar los espacios públicos para la convivencia familiar, como es Playa Delfines; que de acuerdo al plan original de la Zona Hotelera de Cancún medía 27 mil 137.67 metros cuadrados, pero ahora sólo le quedan seis mil 972 metros cuadrados, producto de la construcción de hoteles sobre la única playa pública que se puede acceder libremente en el área.

Entrevistado tras inaugurar en la Universidad del Caribe el Curso de Procuración de Justicia Ambiental, recomendó a todos los interesados primero investigar los antecedentes jurídicos de la propiedad hasta los permisos otorgados a los promoventes para realizar una inversión.

Lo anterior, explicó, pues es necesario diferenciar entre lo público y lo privado; ya que por años terrenos públicos se utilizaron como privados, lo que a la postre genera una mala interpretación de las leyes, ya que se requiere garantizar el estado de derecho de todas las partes.

Aunque insistió que las autorizaciones de las Manifestaciones de Impacto Ambiental les toca a la Semarnat, los posibles delitos ambientales a la Profepa; mientras que la subdivisión de los lotes que hay en la Zona Hotelera de Cancún le corresponden al Municipio Benito Juárez.

Por otra parte, Alfredo Arellano lamentó que Quintana Roo esté entre los primeros cinco lugares a nivel nacional, en materia de delitos ambientales por habitante. Aunque detalló que la entidad ocupa el lugar número 22 en competitividad turística, y el octavo en el mundo en recibir turistas internacionales.

Mencionó que al estar en el lugar 22 Cancún en materia de competitividad turística, se debe a los problemas de inseguridad y por la sostenibilidad ambiental; que podría descender en caso de que no se tenga cuidado del medio ambiente.

El titular de Sema recordó que si Quintana Roo está entre los primeros lugares de competitividad, es gracias a su diversidad biológica y a las áreas naturales protegidas con que cuenta, que son patrimonio mundial; pero nos restará lugares en caso de no saber manejar los recursos naturales y tener ciudadano con la flora y fauna y el medio ambiente, advirtió.

Compartir