Por Teresa Suárez
Cancún

Durante la tercera reunión del órgano técnico del Programa de Ordenamiento Ecológico Local (POEL), la directora de ordenamiento territorial de la Semarnat, Aracely Vargas Mena, puntualizó la oposición de la dependencia federal para modificar el POEL a fin de permitir la construcción de puentes sobre la laguna Nichupté y Bojórquez. En numeró la serie de afectaciones medioambientales que traerá a este cuerpo de agua, sobre todo porque tienen apenas un par de entradas del agua marina, y las aguas subterráneas que llegan al mismo, las cuales tienen contaminantes que son filtrados gracias a la presencia de manglares en el litoral Aunado a ello, está la contaminación por el sonido, los olores de los motores de los autos que transitarán a diario por estas arterias. De tal suerte, que a los integrantes del órgano técnico pidió que en lugar de flexibilizar el POEl, con modificaciones para permitir la construcción de infraestructura; se refuercen sus políticas de protección que ya tiene especificadas.

Compartir