Dallas, Tx, EU.- La familia de un adolescente de Texas que se ahorcó dijo que su hijo estaba involucrado en un juego macabro en línea que pide a los participantes completar una serie de pruebas antes de exhortarlos a suicidarse, y algunas escuelas advirtieron a los padres sobre el juego llamado “Desafío de la Ballena Azul”.

Jorge Gonzalez comentó al canal de televisión WOAI de San Antonio que él quiere prevenir a otros después que su hijo, Isaiah, fue encontrado colgando del clóset de su habitación el sábado con su teléfono apoyado en un zapato para grabar su muerte.

Un informe sobre la muerte del joven del Departamento de Policía de San Antonio no mencionó el juego. Pero la familia de Gonzalez dijo que, en los días posteriores a la muerte del chico, descubrieron a partir de sus redes sociales y comunicación con sus amigos que había participado en el desafío.

Su hermana, Alexis, le dijo al canal de televisión que una persona detrás del juego había conseguido información personal de Isaiah y que lo amenazó con lastimar a su familia.

Muchos padres de familia y otras autoridades dudan que el juego exista, debido a la falta de suicidios relacionados con éste.

La agente del FBI en San Antonio, Michelle Lee, dijo que la agencia no está asesorando la investigación, pero puntualizó que “esto es un recordatorio de uno de muchos peligros y vulnerabilidades a las que los niños se enfrentan con el uso de redes sociales y aplicaciones en línea a diario”. “Los padres deben vigilar el uso que hacen sus hijos del internet”, agregó.

Una mujer del estado de Georgia habló el lunes con el canal CNN sobre su hija de 16 años que se mató como parte del desafío, pero pidió permanecer anónima.

Profesores, agentes de la policía y padres de familia de todo Estados Unidos informaron de rumores sobre el desafío hace meses. Pero hasta esta semana, no había denuncias en el país sobre una muerte relacionada directamente con el juego. Suicidios en Rusia, Brasil y en media decena de países están presuntamente relacionados con el desafío e involucran en su mayoría a adolescentes o adultos jóvenes.

Los padres alegan que los adolescentes se acercan a los administradores de los juegos, mejor conocidos como curadores, por medio de distintas plataformas de redes sociales. Esos curadores guían a los jugadores por los 50 días del desafío, los cuales incluyen ver películas de terror, hacerse cortaduras en brazos y piernas para formar símbolos, y tomar fotos de ellos mismos en posiciones peligrosas como en el borde de un techo o en las vías del tren.

Al parecer se requiere que los participantes en el juego tomen fotografías del cumplimiento de sus desafíos y las compartan antes de que se les pida en el día 50 que terminen con sus propias vidas. Una búsqueda de hashtags relacionados con el juego en Instagram reveló a varios usuarios que publicaron imágenes de cicatrices y cortadas o de memes _fotomontaje con texto_ alusivos al suicidio. Una investigación similar en Twitter mostró que los usuarios buscan a los curadores para que los guíen por el juego.

Tanto Instagram como Twitter refieren a los usuarios que realizan publicaciones nocivas o relacionadas con el suicidio a recursos de salud mental.

Compartir