Por Antonio Ortiz

Cancún, Q. Roo.-De 800 arrendatarios de las cajas de seguridad de First National Security que se apuntaron en la lista y que no tienen nada que ocultar o que están relacionados con la carpeta de investigación por presunto delito de crimen organizado, y así lograr que los agentes y ministerios públicos de la SEIDO les regresen sus pertenecías y valores a aquellos que tienen emergencias médicas o que tengan que viajar al extranjero, sólo 123 ya fueron entrevistados a lo largo de siete días, dijo David Uribe, uno de los afectados.

Por cuestiones de seguridad, dijo que desconocen cuántos de esas 122 personas que fueron entrevistadas les devolvieron sus pertenencias o valores que mantenían en las cajas de seguridad; ni mucho menos qué harán sus propietario para resguardarlas, al no haber en Cancún otra empresa similar.

Al respecto, y de manera anónima, varios de los arrendatarios de las mil 500 cajas de seguridad que tiene First National Security dijeron tener miedo ante la inseguridad que prevalece en Cancún, pues sería un riesgo guardarlas en sus casas, ya que cualquiera con un arma podría robarlos fácilmente.

A una semana de que comenzaran los agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) con las entrevistas en Cancún y no en la Ciudad de México; aunque la investigación a la empresa de seguridad inició el pasado 9 de octubre y el aseguramiento de la misma y todas las cajas se llevó el 27 del mes pasado, David Uribe reconoció que hay mucha molestia por lo ocurrido, al enfrentarse a la tensión y desgaste de todas las personas que nada tienen que ver con la carpeta de investigación.

Sobre todo, resaltó, para los que montaron guardia a partir del sábado 28, cuando realizaron un plantón sobre la avenida Cobá, y afectaron por nueve días el tráfico vehicular hacia la entrada de la Zona Hotelera de Cancún.

Finalmente, aceptó que el proceso de las entrevistas es muy lento con los de la SEIDO, para constatar que las personas afectadas son las arrendatarias de las cajas y la comprobación de ser los propietarios de los valores guardados. Sobre todo, porque todos los días llegan más personas y se inscriben en la lista.

Debido a eso, David Uribe declaró que no les queda de otra que tener paciencia, en espera de que lleguen más ministerios públicos de la SEIDO y agilizar el proceso. Sólo aclaró que hubo problemas de comunicación, cuando entendieron que si rebasan cierto monto establecido, entre 150 a 250 mil pesos, no podría retirar sus bienes y sí tener que viajar a la Ciudad de México para que se los entregaran.

Compartir