POR SUSANA PÉREZ
CANCÚN

Sigue sin definirse el tema de la licencia del síndico municipal, Javier Brito Rosellón y es que hay siete regidores que no quieren destrabar estema, a lo que la regidora Latifa Muza Simón dijo que es urgente tratar el tema, ya que este 22 de febrero vence el plazo de la licencia solicitada por el representante legal del ayuntamiento.

Latifa Muza Simón indicó que no es posible que sean rehenes de un grupo de regidores que por cobrar un bono no han querido aceptar la sesión de cabildo, la cual se ha cancelado por tres ocasiones.

Los regidores por ahora cabildean entre ellos, para tratar de destrabar este tema y es que el representante legal del ayuntamiento es una figura importante.

Compartir