Por Sandra García
Informativo Turquesa

Ante los daños causados por los sismos de septiembre en Oaxaca, Chiapas, Ciudad de México, Puebla y Morelos, en las últimas dos semanas, yucatecos de asociaciones y de varios sectores de la sociedad civil y de gobierno, se movilizaron creando un número indeterminado de centros de acopio.

Por parte del gobierno, ante la baja respuesta de la sociedad civil y por desconfianza, algunas dependencias hicieron “tocadas” y una “Marcha de la paz”, el pasado jueves 21, para atraer a la gente a que donara, como fue el caso del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Umán.

En el derrotero participaron grupos escolares, servidores públicos del organismo y municipales, una asociación de mototaxistas local y un grupo de tianguistas, entre otros.

Estas tácticas al parecer resultaron provechosas, pues una semana después, el día 27, el organismo asistencial del estado anunció “con bombos y platillos” el envío de 60 toneladas más de ayuda a Oaxaca y Chiapas, lo que sumó, según declaraciones ese día del director general del DIF Yucatán, José Limber Sosa Lara, 252 toneladas de apoyo enviadas a esas entidades.

En cambio, asociaciones civiles como Club Rotario, Club Libanés, Club Campestre y la Cruz Roja, recaudaron al menos 70 toneladas de ayuda en una semana.

Por su parte, el sector comercio en Yucatán puso su “granito de arena” y reportó la donación de al menos cinco toneladas de productos hasta la semana pasada, la cual envió en coordinación con el Club de Rotarios y la Cruz Roja.

LA CRUZ ROJA SE REESTRUCTURA
Por la contingencia, los principales dirigentes operativos de la delegación de Yucatán de la Cruz Roja se fueron a ayudar directamente, ya sea coordinando o como brigadistas, a los estados afectados de Oaxaca y Ciudad de México.

Por tal motivo, varios elementos operativos familiarizados con dichos cargos asumieron una nueva responsabilidad.
Tal fue el caso de Eduardo Rodríguez Medina, quien en esta contingencia fue nombrado responsable operativo de todos los centros de acopio de la delegación de la Cruz Roja en Yucatán.

En entrevista para el Semanario Digital Informativo Turquesa, comentó: “Esta es una gran experiencia para mí. Sin embargo, no soy el único con una situación así, porque otros voluntarios también están haciendo lo propio en puestos en los que nunca habían trabajado pero sí colaboraban ya de cerca”.

Entre las experiencias que ha tenido en este cargo, destacó que “hemos visto en redes sociales esa desconfianza hacia las instituciones pero ya platicando con nosotros y acercándose se dan cuenta de que en nuestro caso seguimos siendo transparentes y confiables”.

Explicó que a todos los voluntarios se les explica todo el proceso, a dónde va toda la ayuda e incluso se les va mostrando imágenes de las entregas.

El coordinador explica que la respuesta solidaria de los yucatecos “ha sido muy grande: solo en los cuatro o cinco primeros días de acopio se reunieron 40 toneladas y todo lo que llegó después, es algo considerable. La sociedad se ha volcado para apoyar en esa necesidad”.

Afirma que aunque la mayoría de voluntarios han sido jóvenes y sobre todo familias completas que han llegado con sus hijos a colaborar en cualquier horario, también han llegado adultos mayores. Actualmente, la Cruz Roja está cerrando la primera fase de respuesta ante la contingencia y “vamos a iniciar con una programación distinta en una fase en la que vamos a trabajar directamente con las comunidades afectadas mediante la ejecución de proyectos de residencia comunitaria que les permite a las comunidades fortalecerse ante próximas contingencias que pudieran tener. El objetivo es dejar las comunidades mejor de como se encontraban antes de la tragedia”, detalla Eduardo Rodríguez.

EMPRESAS SE SUMAN
Por su parte, Juan José Abraham Daguer, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco Servytur) en Mérida, luego de informar sobre el envío de cinco toneladas de ayuda a Oaxaca y Chiapas, afirmó que “cada vez que hay una desgracia en cualquier parte de México, los yucatecos siempre han sido muy solidarios y en esta ocasión no fue la excepción, sobre todo con dos eventos sísmicos tan cerca uno del otro”.

Aseguró que se mantienen al pendiente con integrantes de las cámaras que se encuentran en los estados afectados: “Sabemos que es una situación complicada, que este es un tema que no se va a solucionar a corto plazo, desgraciadamente por las viviendas que se perdieron, por la infraestructura que se destruyó. Entonces ellos ya en este momento están iniciando una segunda fase del problema y ahora, por ejemplo, algunas personas están recolectando lonas con ojillos para hacer techos y que la gente pueda estar allí también mientras las casas se recuperan o se les habilita algún albergue”.

Explicó que en el primer sismo, la Cámara se coordinó con el Club Rotario, “porque quisimos tener una institución seria a la cual pudiéramos canalizar todos los donativos y que se encargara del reparto en el destino final que en este caso fue Oaxaca”.

Después, con los sismos en la Ciudad de México y estados aledaños, decidieron coordinarse también con la Cruz Roja y mantener abiertos sus centros de acopio y hasta este momento ya se hicieron varias entregas posteriores.

Añadió que “muchas empresas socias de la Canaco y yucatecas en general, que tienen instalaciones en los estados afectados, han donado directamente de las bodegas que tienen en esos lugares, para evitar el traslado desde aquí”.
La Canaco iba cerrar su centro de acopio el martes 26 de septiembre, “pero vemos que la necesidad de los afectados se está prolongando, así que estamos en la mejor disposición de mantenerlo abierto el tiempo que sea necesario”, concluyó Abraham Daguer.

En tanto, en la capital yucateca, el pasado 27 de septiembre, la Dirección de Desarrollo Social municipal informó que hasta esa fecha sumaron 63 toneladas de envío de ayuda para Puebla, Oaxaca y Morelos.

Indicó que algunos centros de acopio cerrarían pero algunos como el del Palacio Municipal de Mérida continúan abiertos. Así, con la consigna de que la ayuda continuará a largo plazo, varios sectores de la sociedad yucateca continúan con su labor altruista.

TODO PARA OAXACA
La Cruz Roja en el Sureste apoya a estados del Sur-Sureste del país y en este caso, el más afectado en esa región fue solamente Oaxaca, por eso toda la ayuda de Yucatán se envía para allá. Para las otras entidades afectadas se envían acopios de las delegaciones del centro o norte del país.

En esta fase de reconstrucción, regresarán los brigadistas y voluntarios de Yucatán al estado para descansar y apoyar en otras labores. En tanto, en estos días saldrán nuevos voluntarios hacia Oaxaca para ejecutar la Etapa de Reconstrucción directamente en las comunidades, con el fin de fortalecerlas ante otra posible emergencia.

Compartir