Por Edmundo Hernández.
28 de Mayo del 2013.

En la época de ciclones, además de proteger las casas también es importante que la población se prepare emocional y físicamente para un fenómeno natural, sugieren especialistas. Médicos del Hospital South Miami explican que el estrés que causa el aviso de la cercanía de un ciclón aumenta los niveles de cortisol, adrenalina y hormonas de estrés en el cuerpo que advierte un peligro.

Los especialistas dicen que aumentan las palpitaciones cardíacas, el ritmo de la respiración, la tensión muscular y la presión arterial. Años después de la llegada del huracán Katrina a las costas de Luisiana, un estudio médico reveló que 6 de cada 10 niños que afrontaron la catástrofe aún tienen serios desordenes emocionales y problemas de conducta.

Los psicólogos encontraron que estos chicos también padecen ansiedad, depresión y tienen más conductas violentas. Los niños más pobres desarrollaron más el trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad.

Compartir