CDMX.- La doble cabeza del gusano del desierto que se traga a Beetlejuice en el filme de 1988 da la bienvenida a los invitados especiales a la inauguración de la exposición de El mundo de Tim Burton. Así como Jordi Rosado y otros caminaron por la Plaza de la Santa Veracruz, también lo hizo el cineasta para cortar el listón colocado ex profeso para el acto simbólico.

El cineasta atravesó la alfombra negra con detalles en rojo para ingresar al recinto cultural donde tendrá lugar un cóctel. A su llegada fans que lo esperaban desde temprana hora gritaban su nombre y sonoros “¡Te amo Tim!”, a lo que el creativo respondió lanzando besos al aire, para que los atraparan.

Contento, Burton jugó con las tijeras, alzó las manos y se dispuso a inaugurar su exposición. Extrañamente prefirió dar la espalda a cámaras fotográficas y de televisión mientras sucedió el acto protocolario, lo que causó la protesta de los medios, pero su animado semblante le consiguió el perdón.

Luego de desaparecer por uno momento, Tim regresó y a pregunta expresa de ¡hey!, aseguró de su más reciente trabajo cinematográfico: “Tengo otro año para hacer Dumbo”. Además expresó su amor por México y agradeció la pasión mostrada por los fans en cada lugar en el que se para, lo mismo el Aeropuerto, que en este museo, al que calificó de “maravilloso”.

Por la mañana, en este mismo recinto Burton firmó autógrafos a los ganadores de un sorteo que compraron el paquete más costoso. Se espera que durante su visita, el californiano ofrezca una Master Class mañana, se tome el día libre el jueves para recorrer la ciudad y abandone el país el viernes.

Compartir