Agencias
CDMX.- Este lunes se cumplen 49 años de la Matanza de Tlatelolco, una de las fechas más recordadas en México.

El 2 de octubre de 1968, en la Plaza de las tres Culturas de Tlatelolco, Ciudad de México, se llevó a cabo una gran masacre en la que cientos de ciudadanos, la mayoría estudiantes, perdieron la vida a causa de la represión de las fuerzas policiales.

Antecedentes

El 22 de julio de 1968, un incidente entre estudiantes de la Vocacional 2 del Instituto Politécnico Nacional y de la preparatoria Isaac Ochoterena (de la UNAM), terminó en pelea. La situación entre ambas instituciones se agravó a tal grado que intervinieron algunos policías.

Las trifulcas continuaron entre estudiantes, con el agravante de que ahora ambos grupos fueron atacados por los cuerpos policiacos. Entre el 26 y el 29 de julio, varias escuelas realizaron un paro de labores en protesta por las acciones de la policía.

El 29, la Prepa 1 en San Ildefonso fue allanada por el Ejército, destruyendo una puerta del siglo XVIII con un disparo de bazuca. La violencia había aumentado de nivel; varios estudiantes fueron encarcelados.

El 30 de julio, Javier Barros Sierra, rector de la UNAM, condenó los hechos e izó la bandera mexicana a media asta. Pronunció un discurso a favor de la autonomía universitaria y exigió la libertad de los presos políticos (estudiantes de la prepa 1). El conflicto ya había tomado tintes políticos.

El 2 de agosto, la UNAM, el IPN, la Escuela Nacional de Maestros, la ENAH y Chapingo conforman el Consejo Nacional de Huelga, el cual después de varios movimientos en otras partes del país fructificaba en el CNH como una organización con carácter nacional estructurado al cual otras universidades se fueron incorporando con protestas en Yucatán Coahuila, Morelia, Guerrero, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Puebla, Sinaloa e Hidalgo.

El pliego petitorio se elaboró el 4 de agosto por el Consejo Nacional de Huelga.

El 13 de septiembre se realizó otra marcha de protesta (conocida como la Marcha del Silencio) al ingreso del Ejército al IPN y a la UNAM. El 1° de octubre el Ejército se retiró de las escuelas que tenía sitiadas.

Lo que estaba en juego era la libertad de expresión por parte de los estudiantes, y la reacción del gobierno que respondió reprimiendo cualquier huelga o manifestación. Ese mismo día hubo una marcha por Avenida Insurgentes donde se escuchó el lema “Únete pueblo”.

Los hechos

El 2 de octubre de 1968, se realizaba en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco, una gran manifestación estudiantil en demanda de mayor libertad de expresión, a unas cuantas semanas de que se celebraran en México los Juegos Olímpicos.

La tarde del 2 de octubre miles de estudiantes se reunieron en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlatelolco.

Mientras tanto, miembros del Batallón Olimpia se infiltraban entre los civiles; el Ejército vigilaba a lo lejos.

Justo cuando se iniciaba el mitin, una bengala surcó el aire, lo que, dicen los testimonios, fue la señal para que el Ejército Mexicano empezara a disparar contra la multitud.

También dispararon sus armas los integrantes de la “famosa Brigada Blanca”, vestidos éstos de civil, pero identificados por portar un guante blanco como distintivo, muchos de ellos (la mayoría) apostados en los edificios que rodean a la Plaza de las Tres Culturas.

Muchos manifestantes lograron escapar, refugiándose en los edificios que circundan la plaza, sin embargo, el Ejército no se detuvo e irrumpió en los departamentos de la Unidad Tlatelolco para capturar a los estudiantes.

De acuerdo a Paco Ignacio Taibo II, quien en 1993 encabezó una Comisión de la Verdad sobre estos sucesos, en esa “trágica” tarde fueron disparados 15 mil proyectiles y hubo 300 muertos, además de 700 heridos y cinco mil estudiantes detenidos.

Según el periodista e investigador, participaron ocho mil militares de varios cuerpos destacados en la acción, 300 medios armados entre tanques, medios blindados y jeeps con ametralladoras. Todo esto para reprimir una manifestación pacífica.

La cifra total, según medios locales, fue de entre 300 y 500 personas muertas a manos de las fuerzas policiales de México; sin embargo, otras fuentes aseguran que las estadísticas exactas de fallecidos nunca salieron a la luz.

En 1968, México era gobernado por Gustavo Díaz Ordaz, mientras que Luis Echeverría Álvarez fungía como secretario de Gobernación, quienes nunca pudieron explicar de forma clara y veraz esos acontecimientos.

Desde entonces y hasta el último presidente de filiación priísta, Ernesto Zedillo, el gobierno permaneció en silencio ante estos hechos, que afectaron a los movimientos sociales de estudiantes y de trabajadores.

2 de octubre documentado

A raíz de este lamentable hecho, numerosos artistas e intelectuales han dado la tarea de narrar y documentar los trágicos sucesos de aquella tarde de octubre. Elena Poniatowska, Luis González de Alba, Fernando del Paso, José Revueltas, Carlos Monsiváis, Paco Ignacio Taibo II, entre muchos otros, han dejado sus testimonios por escrito que nos hacen comprender un poco más los sucesos que acontecieron durante el movimiento estudiantil del 68 y la matanza de Tlatelolco.

Compartir