POR CECILIA SOLÍS
CANCÚN

Una menor de 13 años de edad, para evitar un regaño por parte de sus padres por salirse de su casa, inventó que fue privada de su libertad en un parque de la región 219 y aseguró que cuando se encontraba afuera de su domicilio dos sujetos y una mujer a bordo de un taxi, la jalaron del brazo y la obligaron a subir a la unidad, llevándola al parque en donde estuvo por varias horas y después la dejaron ir.

Al llegar a su casa la menor contó los hechos a sus padres para evitar el regaño, por lo que estos dieron parte a las autoridades y al llegar la PJE y entrevistarse con la menor, indicaron que esta mentía y que todo el tiempo estuvo con su novio.

Compartir