Por Antonio Ortiz

Cancún, Q. Roo.– Personal de las procuradurías ambientales del país requieren de actualizar sus conocimientos en leyes y de profesionalizarse, resaltó Miguel Ángel Nadal Novelo, procurador Ambiental de Quintana Roo, al inaugurar el Curso de Procuración de Justicia Ambiental en la Universidad del Caribe.

Recordó que la Procuraduría a su cargo fue creada en el 2011, por lo que su personal ya cuenta con una madurez pero requieren de capacitación y comparar lo que han realizado otras procuradurías de distintas entidades del país.

Dijo que incluso, hay que revisar las leyes ambientales de otros estados y homologar la de Quintana Roo, lo que les permitirá realizar mejores actuaciones ambientales en Quintana Roo; por lo que se requiere de la participación de los diputados locales de la XV Legislatura del Congreso de Quintana Roo para realizar los cambios necesarios.

Tras aclarar que a la Procuraduría de Protección al Ambiente (PPA) del Estado no le compete el problema de Playa Delfines, al estar dentro del sistema costero federal, según la Ley General de Equilibrio Ecológico, dijo estar de acuerdo en que todas las opiniones deben ser escuchadas, pues como una sociedad abierta y responsable como es la de Quintana Roo se necesita participar.

Pero también agregó que hay que revisar las condiciones de la resolución que evaluó la Semarnat, pues el proyecto fue evaluado y cumplió con los ordenamientos de ley por parte de los promoventes, que entregaron sus estudios; los cuales debieron considerar diferentes escenarios, dado que una manifestación de impacto ambiental debe contemplar cuestiones sociales, económicas y ambientales.

Indicó que al corte de la semana pasada, la dependencia a su cargo tenía 160 denuncias por impacto ambiental en la entidad, de las cuales el 40 % ya fueron resueltas, que arrojaron diez millones de pesos, como parte de las multas y medidas de mitigación.

Miguel Ángel Nadal precisó que esas 160 denuncias están relacionadas sobre todo con delitos de impacto ambiental, que se registran principalmente en las manchas urbanas de Cancún por los desarrollos habitacionales, casas habitación y bancos de materiales para la explotación del material pétreo.

Recordó que los bancos de materiales no están prohibidos, pero requieren tramitar ante las autoridades los permisos, sobre todo si van a utilizar dinamita o algún tipo de maquinaria. Cuando han encontrado empresas sin las autorizaciones correspondientes, dijo, han sido clausuradas.

Compartir