Por Aída Castañeda
Informativo Turquesa

Hace menos de un año, en Cozumel, el cáncer mató a tres niños en una semana. En la Zona Norte de Quintana Roo –que abarca siete municipios– hay solo dos médicos especialistas en oncología pediátrica para tratar a menores afectados por un tumor maligno. En todo Quintana Roo hay 86 niños enfermos de cáncer enlistados en una fundación (creada hace cinco años) cuya titular clama por la instalación de un área ambulatoria que auxilie a estos infantes evitando los riesgos de su traslado semanal a ciudades fuera de la entidad para que reciban quimioterapia.

“Del gobierno anterior nos dijeron que en Quintana Roo no se justificaba un hospital de oncología, porque no había niños con cáncer. Pero eso es porque toda la estadística se queda en las entidades donde son atendidos. Un niño con cáncer tiene que salir de Quintana Roo y cuando llega a Mérida, Ciudad de México o Querétaro, esa estadística se queda allá, porque las familias emigran hacia el lugar donde sus hijos van a ser atendidos. Por eso la cifra es muy movida aquí, porque todos tienen que salir”, remarcó Yusi Evelyn Dzib Echevarría, presidenta y fundadora de la Fundación Aitana, creada hace cinco años para ayudar a niños con cáncer.

La Fundación dispone de un financiamiento otorgado vía donativo de residentes extranjeros adheridos a organizaciones filantrópicas internacionales, cuya finalidad es instalar un área ambulatoria dentro del recién remodelado Hospital General “Jesús Kumate Rodríguez”, a través de un programa elaborado por especialistas que permitiría auxiliar a menores con el padecimiento. La falta de una firma al aval de especialistas en oncología y la buena voluntad de los filantrópicos es lo que detiene el proyecto, en consecuencia han muerto varios niños en el último año.

GRAVEDAD DEL ASUNTO
Este es el estado más turístico del continente americano, una entidad con recursos financieros, que ha tenido gobernantes viajando por el mundo pero se ha soslayado un tema en el que se podría estar al nivel de Estados Unidos, por ejemplo. Es grave porque el cáncer no ve si se es rico o pobre. Si le pasa a alguno de sus hijos, ahí verán la necesidad de tener esta área, porque el no tenerla los obligará a llevar a sus hijos a un tratamiento fuera de la entidad.

A nivel nacional, Quintana Roo es el único estado que tiene solo una unidad médica y es la que está en Chetumal. En el resto de las entidades hay dos unidades médicas en oncología y que trabajan con tumores sólidos. Es decir, somos la única entidad que no atiende a niños con tumores sólidos.

“En Aitana tenemos 86 niños censados en todo el estado, pero hay quienes no han llegado con nosotros o no saben de la fundación. En cinco años han sido 138 familias a las que hemos apoyado”, aclara la directora de esta Fundación.

Dzib Echavarría añade: “Está la clínica de Chetumal pero es solo para niños con leucemia, pero un niño con cáncer y tumores malignos se tiene que ir de Quintana Roo para ser atendido; nosotros siempre hemos estado detrás del gobierno para lograr esa parte. Ahorita estamos a un paso de lograr el objetivo de abrir un área ambulatoria en el nuevo hospital general de Cancún, ahí está el proyecto, lo único que falta es una firma o una autorización, porque está el lugar, nos dijeron que colocando los sillones reposet y las bombas de infusión se abría; ya tenemos el apoyo de dos especialistas oncólogas pediatras, las únicas en la Zona Norte, pero están contratadas en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y en el Seguro Popular como pediatras, por lo que no pueden atender como oncólogas, pero si se abriera el área, podrían hacerlo como especialistas.

Yusi Dzib admite que la autorización depende del gobernador Carlos Joaquín González y de la secretaria de Salud, Alejandra Aguirre Crespo, pero admite que con este nuevo gobierno hay buena voluntad. “Hemos tenido buena aceptación con este gobierno. Es más abierto, hay más acercamiento. Teníamos ese bloqueo con el gobierno anterior. Por ese lado sí te digo que se han abierto algunas puertas y pienso que habrán cosas buenas para los niños de Quintana Roo”.

UN LARGO VIACRUCIS
En Quintana Roo, cuando un menor con cáncer se pone mal para llegar a Mérida espera 4-5 horas de trayecto si vive en Cancún. Si viene de Cozumel, se suman tres horas más en el cruce de la isla a Playa del Carmen y de allí el autobús para Cancún. “En Yucatán, del pueblo más lejano trasladan a un niño enfermo en máximo 2-3 horas. Lo de Quintana Roo sí es grave”.

Los de Fundación Aitana resaltan que no se les vea solo como factor de solicitudes. “Que no nos vean como gente que solo va a pedir, sino que podemos y sabemos ayudar. Hemos ayudado al gobierno en algo que ellos debían hacer. Nosotros no solo pedimos, sino que nos unimos a la autoridad para trabajar en beneficio de los niños con el padecimiento. Que abran el área ambulatoria. Este gobierno se sacaría un 10. Que no se vea como una estrella, sino de corazón, porque es algo que va ayudar a un niño a vivir. La probabilidad de vida es 90 por ciento si se tienen medicamentos, doctores y tratamiento, pero si en nuestro estado no lo tenemos, estamos al revés”.

Instalar el área ambulatoria en el Hospital General “Jesús Kumate Rodríguez” evitaría a los niños ser llevados hasta Chetumal o Mérida. Dejarían de viajar seis horas para que les apliquen la quimioterapia y regresar al día siguiente otras seis horas. Su itinerario es desgastante: Salen de Cancún a las 12 de la noche, llegan a las seis a Chetumal, les aplican la quimioterapia en el transcurso del día y a las 5-6 de la tarde vienen de regreso.

AITANA, LA ESPERANZA
Fundación Aitana tiene como misión brindar una esperanza de vida a niños y niñas de Quintana Roo con padecimientos oncológicos. Es por eso que en “Casa Aitana” los pequeños tienen un día a la semana (sábados) para realizar múltiples actividades junto con sus familiares, quienes los motivan y los llenan de luz y esperanza.

Atienden áreas que están ligadas a los niños y jóvenes con cáncer como son apoyo de transportación, medicamentos, eventos con grupos y asociaciones, así como reuniones grupales de ayuda psicológica a las familias.

Compartir