Por Alejandra Vázquez
Cancún, Q. Roo.- Alejandro Landero Gutiérrez, director nacional del pontificio del Instituto Juan Pablo ll, asegura que en el mundo se vive una crisis de ética familiar que ha provocado que el tejido social se vea envuelto en violencia.
Aseguró que si no hay un valor ético y moral en la familia, automáticamente viene la autodestrucción, puso como ejemplo que debido a esto, en este destino turístico ha aumentado la inseguridad y que ni la llegada del Ejército o más policías e incluso cámaras de vigilancia, es la solución a todo lo que hoy se vive.
El planteamiento de su ponencia estuvo relacionada con los desafíos de la familia ante el cambio de época, por lo que la familia enfrenta desafíos desde su constitución interna, hasta la falta de conciliación en la vida laboral-vida familiar.
Fenómenos como el denominado “los niños de la llave” que es muy común en la zona norte de Quintana Roo y que corresponde a hijos de padres quienes tienen que trabajar todo el día y ambos; no sólo son comunes acá, sino en el resto del país.

Compartir