POR ROBERTO MEX CHIMAL
KANTUNILKÍN

Ayer domingo iniciaron las cosechas de maíz en la cabecera del municipio Lázaro Cárdenas, donde se espera haya una importante producción siempre y cuando las condiciones climáticas lo permitan.

Abel Madera Abán, fue uno de los primeros productores de maíz en realizar la primicia de las cosechas y para ello organizó el tradicional “pini nal” (elote enterrado) acompañado del atole nuevo.

Y es que las lluvias han permitido a los campesinos tener esperanzas de una buena cosecha que no se registra desde el 2004, ya que de ahí para adelante las cosas no se han dado.
En el 2005 el huracán Wilma dejó un estela de destrucción por todo el municipio acabando con todo incluyendo los cultivos de maíz, de igual forma la plaga de la langosta arrasó con los plantíos cuando apenas alcanzaban los 20 centímetros de altura y en el 2006 una intensa sequía provocó otra pérdida. En el 2007 ya pocos se arriesgaron a realizar las conocidas milpas, situación que se repitió en el 2009, hasta que en el presente ciclo de nueva cuenta abundaron los cultivos de maíz.

Ayer domingo en varias zonas de producción se realizaron las primicias para agradecer a los Dioses mayas el hecho de que las lluvias hayan permitido tener una buena cosecha y de paso también elevaron una plegaria para que no azote un huracán, ya que ello provocaría una pérdida de los plantíos debido a que las mazorcas aún no se secan.
Los campesinos de los ejidos de Kantunilkín dependen directamente del sistema de rosa-tumba y quema porque no cuentan con sistemas de riego como ocurre en otras partes del país.

Compartir